Mostrar filtro

💍💕 El amor está en el aire

Publicado por Joyería Orovel’s en

Experiencia Joyería Orovel's

Compartimos contigo bellas historias de amor de nuestros clientes, quienes con toda confianza decidieron relatarnos uno de los momentos más emotivos de sus vidas.

  • Había estado saliendo en numerosas ocasiones con mi mejor amigo. Habíamos ido a conciertos, a cenar, a la playa, de compras… Por eso cuando me llamó para citarme en nuestra cafetería favorita no intuí nada. Me alisté y llegué a la cita como lo habíamos acordado. Al verlo en la mesa de siempre me senté a su lado, de inmediato me tomó de las manos y disparó la pregunta: “¿Quieres casarte conmigo?” Por unos segundo no supe que decir aunque después mi corazón me dio el empujón que necesitaba. Lo besé y le dije que sí.
  • Llevaba un año viviendo en unión libre con mi novio cuando decidimos hacer un viaje por toda Europa. Alistamos todo, nos subimos al avión y conocimos bellas ciudades, pero el mejor momento del viaje fue cuando en la terraza de un restaurant de Paris, con la torre Eiffel de fondo y sin tener sospecha de nada, el mesero llegó con una botella de champaña justo cuando Paco se arrodilló ante mi, abrió una bella cajita con un anillo y me pidió que me casara con él. ¡Fui la más feliz!
  • Cuando éramos novios, Leonel y yo acostumbrábamos acampar seguido. Esa vez, hicimos una linda fogata y mientras él terminaba de preparar los bombones para asarlos fui al baño. Cuando regresé, encontré una lona colgada con la pregunta: ¿Te quieres casar conmigo? Él estaba arrodillado con una cajita en sus manos. La abrió y me puso un bello anillo.
  • Hace dos años, en la última fiesta de año nuevo, escribí un deseo en un pedazo de papel: Que mi novio me pidiera matrimonio. En el momento de la décima segunda campanada prendí fuego al papel, como siempre lo hacemos en mi familia, y deposité las cenizas en una copa de champaña. Al terminar las campanadas, mi novio se arrodilló frente a toda la familia, sacó el anillo y yo solo pude gritar: “¡Que efectivo deseo!”
  • Estaba enojada con mi novio porque era nuestro noveno aniversario y no lo había visto en todo el día. Le había llamado y no me contestaba, me había escrito y nada. Así llegó la noche y me disponía a dormir cuando de repente escuché música afuera de mi casa. Me asomé a la ventana y era él, quien acompañado de mariachis, un gran ramo de flores y un anillo de compromiso, me cantó y me pidió que fuera su esposa.
  • Caminaba con un amigo por la calle cerca de mi casa. Estábamos riendo porque ese día no se había rasurado la barba. Así que bromeé con él diciendo que con esa barba, me gustan los hombres a medio rasurar, le diría que si a cualquier cosa que me preguntara. Él siguió la broma e hizo varias preguntas a las que yo siempre respondía “Sí”. De repente se detuvo, se puso muy serio y me dijo: “¿Te quieres casar conmigo?” Por supuesto que también dije que sí. 

Cuéntanos también tu historia, escríbela en los comentarios. Deseamos saber cómo llegó el amor a tu vida.

Carrito cart 0
Te has suscrito exitosamente